Evangelio del día

Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre

Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 15, 1-8

Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os anuncié y que vosotros aceptasteis, en el que además estáis fundados, y que os está salvando, si os mantenéis en la palabra que os anunciamos; de lo contrario, creísteis en vano.

Porque yo os transmití en primer lugar, lo que también yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; y que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; y que se apareció a Cefas y más tarde a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos juntos, la mayoría de los cuales vive todavía, otros han muerto; después se le apareció a Santiago, más tarde a todos los apóstoles; por último, como a un aborto, se me apareció también a mí.

Salmo

Sal 18, 2-3. 4-5 R. A toda la tierra alcanza su pregón.

El cielo proclama la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos:
el día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo susurra. R.

Sin que hablen, sin que pronuncien,
sin que resuene su voz,
a toda la tierra alcanza su pregón,
y hasta los límites del orbe su lenguaje. R.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 6-14

En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás:
«Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí».
«Si me conocéis a mi, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto».
Felipe le dice:
«Señor, muéstranos al Padre y nos basta».
Jesús le replica:
«Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: «Muéstranos al Padre» ? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace las obras, Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras.
En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre. Y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré».

Reflexión del Evangelio de hoy

La Palabra anunciada

El capítulo 15 de la Primera Carta a los Corintios aborda el tema de la resurrección. En el pasaje de este lunes, Pablo expone el contenido esencial de la predicación cristiana: Cristo murió por nuestros pecados…fue sepultado y resucitó al tercer día…se apareció a Cefas….Y se basa en las Escrituras, el Evangelio anunciado.  Puede haber muchas versiones de un mismo mensaje, muchas interpretaciones y formas de aplicarlo a la vida, pero el mensaje es el que es, el anunciado y por el que se fueron dando las conversiones de los primeros cristianos y la formación de las comunidades. 

La muerte de Jesús tiene sentido a la luz de la resurrección.  Es la base de nuestra fe y, sin embargo, no es fácil ni evidente creer en la resurrección de Jesús o la de los muertos.  Tampoco entendemos fácilmente que necesitamos ser salvados y el valor de la muerte redentora de Jesús. Quizás entendemos al Jesús humano, o al divino, pero creer en Jesucristo que muere por nosotros y que resucita, y que eso afecta esencialmente nuestra vida, la historia humana y al mundo, es más difícil.  La respuesta a los más importantes interrogantes de la vida estará ahí.

No hay fórmulas que lo demuestren ni evidencias que lo vuelvan comprensible. Es un paso que hemos de dar desde la fe, que madura y se contrasta en cada etapa o acontecimiento. Por eso es esencial ir a la Palabra anunciada, al Evangelio. Ahí está la luz que nos permitirá crecer en la fe, descubrir y comprender la Verdad, y  vivir la experiencia del encuentro personal con Jesucristo.

Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre

Hoy celebramos la fiesta de los apóstoles Felipe y Santiago.  Se trata de Santiago, el hijo de María de Cleofás y pariente de Jesús, llamado el menor para distinguirlo del otro Santiago; y de Felipe, originario de Betsaida, discípulo de Juan Bautista.  En el texto del Evangelio de hoy, es Felipe quien le dice al Señor: muéstranos al Padre y nos basta. Y quien recibe el reproche de Jesús: Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre.

Si en la primera lectura Pablo nos recuerda el contenido esencial de la fe, en el Evangelio, Juan nos centra en la persona que es la Palabra predicada: Jesús, camino, verdad y vida. La despedida de Jesús desconcierta a los discípulos, no entienden dónde va ni saben cómo seguirle, aunque lleven ya mucho tiempo con Él.  ¿No me conoces, Felipe?Podemos dejar que Jesús nos haga esa misma pregunta a cada uno y que resuene en nuestro interior. ¿Adónde me lleva mi fe, en qué o quién pongo mi esperanza, qué amor me mueve? El camino de fe implica ahondar en el conocimiento del Señor.  Y ello lleva consigo orar, profundizar en el Evangelio, intentar vivir las actitudes de Jesús, celebrar y compartir la fe comunitariamente… Si no, Cristo se nos irá convirtiendo en un desconocido.

El camino del encuentro con Jesús será el que nos vaya conduciendo a la Vida, y el que nos lleve al Padre. Podemos creer en muchos dioses, hacernos muchas imágenes sobre Dios, pero el único camino para llegar al Padre es Jesús.  El Dios en quien creemos es el Dios que nos predicó Jesús. Y es lo que alimentará esas “obras que podremos hacer” en la evangelización.  Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre. El mensaje de salvación que Jesús nos deja con su vida, muerte y resurrección, va más allá de él mismo, nos permite entender la historia de la salvación desde el origen hasta el fin, ilumina el pasado y abre el horizonte del futuro.  Y quizás lo más importante, nos permite comprender el plan de Dios sobre nosotros y colaborar con él.

Hna. Águeda Mariño  Rico O.P.Hna. Águeda Mariño Rico O.P.
Congregación de Santo Domingo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on email
Email
Share on print
Print
Share on whatsapp
WhatsApp

Tu palabra lámpara es una a mis pies; es una luz a mi sendero. Salmo 119, 105.