BLOG

El sábado 16 de octubre a las 9:00 a.m. desde la Catedral Metropolitana María Reina, se celebró la apertura del sínodo, bajo el lema: “por una Iglesia sinodal: Comunión, Participación y Misión”.

Una acción evangelizadora y un momento de mucho gozo fueron los vividos por los asistentes a la celebración, iniciando con la presentación de algunos representantes y delegados de las diferentes comisiones y movimientos arquidiocesanos que hacen parte de los pastorales. Monseñor Pablo Salas Anteliz, arzobispo de Barranquilla, les dio la bienvenida agradeciendo la presencia de sacerdotes, diáconos, religiosos, comunidades parroquiales y laicos.

“Los invito ahora en comunión con toda la Iglesia universal que es UNA, SANTA, CATÓLICA y APOSTÓLICA, expresada en la particularidad de cada una de las Iglesias locales, a elevar nuestra oración conjunta para invocar constantemente la gracia del Espíritu Santo para discernir los caminos de la Iglesia; para discernir cómo debemos caminar juntos” fueron las palabras de monseñor Pablo para invitar a la iglesia, a vivir este año sinodal que convoca el Santo Papa Francisco.

El padre Jaime Marenco Martínez, delegado arquidiocesano para Catedratón y párroco de la comunidad Ave María, compartía con los presentes y a quienes estaban conectados con la transmisión, que el camino de la sinodalidad es el que la iglesia espera caminar juntos desde la experiencia y, que la idea primordial para caminar juntos es dejarnos llenar del Espíritu Santo.

Pero nos estaremos preguntando, ¿Qué es un Sínodo? Etimológicamente hablando la palabra “Sínodo”, deriva de los términos griegos syn (que significa “juntos”) yodos (que significa “camino”), expresa la idea de “caminar juntos”.

Un Sínodo es un encuentro religioso o asamblea en la que unos Obispos reunidos con el Santo Padre, tienen la oportunidad de intercambiarse mutuamente información y compartir experiencias, con el objetivo común de buscar soluciones pastorales que tengan Validez y aplicación universal.

Luego de terminada la presentación y la invitación al pueblo a vivir en sinodalidad, llenos del Espíritu Santo en comunión, participación y misión, la iglesia reunida, se dispuso a vivir la eucaristía de apertura presidida por el arzobispo y concelebrada con el clero arquidiocesano.

Sin Espíritu Santo no hay comunión y sin comunión no hay Sínodo. Monseñor Pablo nos hablaba de la permanente conversión del corazón y de vivir en súplica, juntos como iglesia de manera constante y permanente por la presencia del Espíritu Santo, para que se repita como aconteció el día de pentecostés y venga a renovar nuestras vidas, haciendo posible la comunión y suscitando el deseo de participar no como un compromiso sino como una acción de fe.

Extendió la invitación para que nuestras súplicas, que brotan desde el corazón de todos… pastores e iglesia, sean llenas de la presencia del Espíritu Santo, para que nos acompañe y nos ensanche el corazón, con el propósito de vivir en realidad, caminando juntos y nos guíe a encontrar el horizonte de una iglesia en comunión, participación y misión.

“Quizás estemos dispersos, pero Dios nos une en un solo pueblo, no siendo iguales, pero si desde lo que somos. Vivir juntos en comunión, desde lo que somos y lo que podemos ofrecer, el Espíritu Santo es el que nos permite que siendo tan diferentes podamos ser uno” agregó monseñor Pablo Salas, quien nos aclaraba que este es el primer momento que hacemos como iglesia arquidiocesana, donde incluimos a todos los escogidos, pero que debemos salir a convocarlos, como dice Jesús en el evangelio “hay otras ovejas que no están aquí”.

La invitación a vivir como seres de luz y sal y convertirnos verdaderamente al llamado de Dios, para que esta misión tan grande que tenemos como iglesia, no se quede en una ilusión de nosotros sino que sea un momento de verdadera conversión, llegando a más corazones.

Monseñor finalizó colocando a ejemplo de verdadera Sinodalidad, a la Santísima Virgen María, pidiéndole que interceda ante nosotros para vivir en comunión con el padre y ser uno, como el padre y el hijo son uno.

La celebración litúrgica estuvo amenizada musicalmente por el Coro Arquidiocesano de Barranquilla, dirigido por la doctora Ángela Marín Niebles.

La celebración finalizó con la bendición del arzobispo de Barranquilla, en la que invitó a toda la feligresía del Atlántico presente y quienes estaban conectados desde sus casas a través de las redes arquidiocesanas y las emisoras Minuto de Dios y Radio Motiva, a integrar y a dar participación a aquellos hermanos que aún no han puesto sus dones al servicio de la misión de la iglesia.

Al finalizar la celebración, todos los asistentes firmaron su compromiso personal con la preparación al Sínodo y los colocaron en unos pendones que estaban dispuestos en cada una de las entradas de la Catedral en un lugar visible.

¡Caminemos juntos. Misión es de todos!

Por el aforo permitido y los protocolos de bioseguridad, sólo una representación de las diferentes comunidades parroquiales, vicarías, pastorales, movimientos y carismas, disfrutaron presencialmente de esta solemne celebración. A su vez, quienes no pudieron asistir, siguieron la transmisión en vivo que se generó a través de las redes sociales de la Arquidiócesis de Barranquilla y las emisoras Minuto de Dios y Radio Motiva.

.

Redacción: Carlos Girado

.

#AperturaSínodoBaq #Sínodo #Sinodalidad #Comunión #Participación #Misión #RadioMotiva #SirviéndolealAmor #TuEmisoraCatólica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on email
Email
Share on print
Print

El Amor Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 1 Corintios 13, 7.

APERTURA DE OCTUBRE MISIONERO 2021

«No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído» Hechos 4, 20. https://www.facebook.com/133136330072796/posts/4398824593503927/?sfnsn=scwspmo El sábado 2 de octubre a las 10:00 a.m.

Leer más »