• Noticias
  • 2018-04-24 11:31:02

LA EVANGELIZACIÓN DE LA FAMILIA ES RESPONSABILIDAD DE TODOS

Representantes de las Parroquias en el Atlántico, Movimientos Apostólicos, comunidades de familias y Religiosos, participaron en la socialización de la cartilla escrita por monseñor Pablo Salas Anteliz, Arzobispo de Barranquilla, que bajo el titulo “Familia, un lugar privilegiado para el encuentro”, contiene actividades, orientaciones pastorales y asambleas familiares diseñadas por el prelado para que las familias descubran que es tiempo de fortalecer los lazos familiares para superar las múltiples situaciones difíciles que enfrentan. 

Durante las jornada del sábado 21 de abril con los agentes de pastoral de las parroquias y el domingo 22 con representantes de movimientos, comunidades y carismas, el Arzobispo resaltó la importancia que tiene para la Iglesia, orar y trabajar por una evangelización que promueva la familia como lugar de encuentro con Jesús.

“La familia está en el corazón de Dios y del Papa, está en el corazón del Arzobispo y tiene que estar en el corazón de todos los bautizados, tenemos que ser apóstoles de la familia y de la vida. El lugar por excelencia para el encuentro es la familia” expresó el prelado en medio del encuentro.

Así mismo, indicó “en este país nadie levanta la voz para defender la familia, debemos anunciar la verdad acerca de la familia, todo lo que hagamos tiene que ayudarnos a evangelizar, la verdad de la familia tiene que llegar a todo mundo”.

Con palabras de cercanía, monseñor Salas Anteliz exhortó a los asistentes a defender la dignidad de la familia: “Los laicos tienen que prepararse en la doctrina, por eso con estas 6 asambleas propuestas, en todo el Atlántico viviremos un auténtico tiempo de Familia, tiempo para el Encuentro; oportunidad para que la familia se encuentren con Jesús y para que las mismas familias se ocupen de sí misma, de fortalecer los lazos familiares, que vivan el asombro: la sorpresa de Familia”.

En esta sintonía, recordó al papa Francisco cuando dice que el mayor problema es el debilitamiento de los lazos afectivos. “A un hijo le salvará la vida un abrazo, los hijos necesitan que se les exprese el cariño, así como nadie pone en duda que se ama a la esposa, pero, insisto, hay que expresar el cariño que nos tenemos. A veces nos acostumbramos a la familia y ¡no podemos acostumbrarnos! con la costumbre viene la rutina, contemplamos la hermosura de ser familia: La familia es soporte de vida”.

En las dos jornadas, el Arzobispo de Barranquilla afirmó que la familia necesita crecer como comunidad de vida y de fe, y que las Parroquias son espacios de familia donde se reúne la familia de Dios “No debe haber grupos exclusivos en las parroquias, ¡Somos hermanos aunque seamos de diferentes movimientos!. Es importante darnos cuenta que necesitamos del otro, por eso la parroquia tiene que ser familia de la Familia, la parroquia es una familia de los hijos de Dios. La parroquia debe crecer como comunidad de vida y de fe, los sacerdotes también deben ser abiertos, acogedores”

 El Padre Juan Avila, Delegado para la Pastoral Familiar Arquidiocesana y los miembros de esta comisión, acompañaron las jornadas y también contaron a los asistentes la labor misional que se viene adelantando desde esta Pastoral. 

Los encuentros finalizaron con la motivación a cada uno de los asistentes a ser protagonistas de la evangelización a partir de su compromiso personal de formación y con su testimonio de vida para que en sus familias pueda existir un permanente encuentro con el Señor.

 


.

Comentarios